Translate

jueves, 1 de marzo de 2012


DEMOLITION MAN

Ayer paseando por la calle me encontré con una pareja discutiendo algo alterados y escuché parte de su conversación, no por ser maleducado su volumen de voz era alto, muy alto:

Él:        “Ayer te envié un whatsaap y no me contestaste”
Ella:      “Pues no lo vi y no recibí ningún aviso”
Él:        “¡Ya!”
Ella:      “A veces el sistema se colapsa y va mal”
Él:        “Mira, lo que más me jode es que me mientas”

Seguí mi camino pensando, “no se da cuenta que el envío no garantiza recepción”.
Acto seguido, recordé la película “Demolition Man” y la escena en la que Sylvester Stallone y Sandra Bullock deciden tener sexo. (Inciso: hay que recordar que Stallone fue criogenizado durante muchos años y no esta al corriente de los adelantos tecnológicos). Sandra se lo lleva a su casa, se ponen cómodos y ... le pone una especie de casco en la cabeza… Estamos pensando lo mismo, ¿verdad?. ¡Así no se hacen las cosas!

Volviendo a la realidad, siguieron aflorando nuevos pensamientos, 4 ejemplos:

  • Enviar una mail y no obtener respuesta en pocos minutos se convierte en un descrédito para el receptor. No se tiene en cuenta que el mail puede haber viajado a la carpeta de “elementos no deseados”, que no nos encontramos frente al ordenador en ese momento…”…pero no sabes que existen Smartphones con tarifa de datos, ¿en que mundo vives?”.
  • Sin el Tom Tom no sabemos desplazarnos, aunque hagamos ese recorrido muchas veces. “Si no tengo la dirección exacta no sé si la encontraré”.
  • No tener Facebook, Twitter, Whatsapp, Chat, Messenger, "¿Qué no lo tienes, a que esperas, como vamos a hablar?"
  • Llegar un poco tarde a una cita. “Llevo esperándote 10 minutos, por lo menos llámame, ¿no?
Ejemplos, los que queramos y mucho más “tontos” que los expuestos anteriormente, generan situaciones de discusión y tensión innecesarias … por decirlo de alguna forma.

¿NO NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO?
Uno que no puede vivir sin la tecnología y sus herramientas, servidor. Poder comunicarme a través de este blog o redes sociales o que el tiempo de ejecución de ciertas tareas sea mínimo, leer, estudiar, distraerte… y más. Es increíble pero, ¡disfrutarlas no ser esclavo de ellas!, no todo consiste en ser rebaño obediente de tendencias que un fabricante nos ha introducido en nuestro cerebro con herramientas de marketing.

¿O ponerse un casco en la cabeza, para tener sexo, es el futuro? Por si acaso os adjunto foto por si hay que fabricarlos

2 comentarios:

  1. Espero que el sexo nunca sea como el de Estallone y Bullock, no hay nada, como el cuerpo a cuerpo, el sudor,....
    Si nos ponemos poéticos, podemos copiar al Gran Joan Manuel Serrat:
    El milagro de existir...
    El instinto de buscar...
    La fortuna de encontrar...
    El gusto de conocer...

    La ilusión de vislumbrar...
    El placer de coincidir...
    El temor a reincidir...
    El orgullo de gustar...

    La emoción de desnudar...
    y descubrir, despacio, el juego.
    El rito de acariciar
    prendiendo fuego.

    La delicia de encajar
    y abandonarse.
    El alivio de estallar
    y derramarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabi, que más da! A nosotros no nos afectará...

      Eliminar