Translate

jueves, 5 de abril de 2012


PORTUGAL & ESPAÑA, VIEJAS RIVALIDADES EN LA ACTUALIDAD

Sorprende entrar en un restaurante portugués, concretamente en la zona del Algarbe, a pocos kilómetros de Huelva y encontrarse con una carta en portugués, inglés, francés y… el español como ausente.

Cuando has visitado, en repetidas ocasiones desde 2005 la zona y ya conoces a algunas personas (por cierto a destacar el trato amable y cordial del portugués, fácil de encontrar) realizas la pregunta: ¿Por qué no se llevan bien España y Portugal?, contestación, básicamente dos:

  1. La de gente culta e ilustrada: “Históricamente, las bulas papales favorables a los portugueses, el Tratado de Alcaçovas, las bulas favorables a los españoles y El Tratado de Tordesillas, definen el devenir hasta la actualidad”.
  1. La de la percepción de casi toda la gente: “Durante muchos años el desprecio de los españoles a sus vecinos portugueses considerándoles ciudadanos de 2ª no ha pasado desapercibido a la sociedad portuguesa actual”.
La Humanidad se empeña en dividir, en separar, en seccionar y no recuerda que primero aprendemos a sumar, que + es añadir. 

Fue Pierre Teilhard De Chardin quién dijo: “No existe fuerza capaz en el Universo de detener un conjunto de mentes convergentes hacia un punto común” (o algo parecido). PUES ESO, HAGAMOSLE CASO, SEGURO QUE NOS IRÁ MEJOR.

2 comentarios:

  1. Yo creo que más que desprecio, lo que ha habido ha sido una ignorancia mutua, vivir de espaldas el uno al otro. Al menos por aquí abajo. Y sospecho que a medida que era mayor la distancia a la frontera, mayor era esa ignorancia. No será la misma percepción de lo portugués desde Badajoz, Huelva o Pontevedra, que desde Baleares o Tarragona. Y en Portugal, lo mismo.
    Ahora, con la ruina común, nos miramos más los unos a los otros.

    ResponderEliminar
  2. Si, aunque no deja de ser triste y si te das cuenta pasa lo mismo con Zamora y Teruel, por ejemplo. Hemos pasado de sociedad a ser entes individuales sin objetivos comunes.

    ResponderEliminar